Centro de terapias Om Reiki                                                                                                                                    Escuela Reiki de Asturias                                           

                                                            

 

Agata

En la antigüedad se usaba como amuleto  y también para dar protección contra la epilepsia y los disturbios mentales. Sus aplicaciones son muy variadas. En general fortifica, alivia desórdenes del equilibrio, epilepsia, dolencias en general, problemas digestivos, infecciones, siendo  también beneficiosa para la piel, el cabello, sonambulismo, picaduras de insectos y  complicaciones de la próstata.

Se asocia con Tauro y Géminis y se considera su poder máximo cuando es portada por personas nacidas bajo estos signos. Las más buscadas son las marrones y negras con un círculo blanco en el centro. Lo correcto en su uso sobre chakras o programaciones, son las de tonalidades naturales. Especialmente afortunada para personas conectadas con la tierra.
Promueve la autoestima y el coraje, permite a las personas reconocer verdaderos amigos, ayuda en asuntos legales, atrae las energías del poder.

Refuerza la acción de otros minerales, fortifica y estimula el aparato digestivo, ayuda al equilibrio físico, intelectual y emocional, fijación energética, elevación de la conciencia y actúa sobre todos los chakras. Los chakras se trabajan de acuerdo al color de cada ágata.

Se usa contra la depresión, problemas estomacales, celos de pareja, contra el complejo de superioridad. Proporciona auto confianza, fortalece el corazón, actúa como calmante de calambres nerviosos, buena para el sistema digestivo y circulatorio. Limpia el sistema linfático y el páncreas, fortalece los vasos sanguíneos, sana los desórdenes de la piel, calman, relajan y equilibran el funcionamiento nervioso. Aleja el miedo, protege de enfermedades y es niveladora del sistema circulatorio. Refuerza el sistema inmunológico y combate las alergias.
Se dice que atrae paz, victoria en el juego, la felicidad y la buena suerte.

Aumenta la fertilidad de las plantas.

En esoterismo es la piedra de la suerte.

Trae a la luz información oculta, facilita la aceptación de uno mismo, sana la ira interna, favorece el autoanálisis y la percepción de las circunstancias ocultas, estimula recuerdos, fomenta el amor y el coraje para reempezar; estabiliza el aura, eliminando y transformando las energías negativas. Aleja los miedos y las energías negativas.