Centro de terapias Om Reiki                                                                                                                                    Escuela Reiki de Asturias                                           

                                                            

 

Labradorita

Tiene una energía proyectiva. Entre sus poderes están el psiquismo, la longevidad, inspiración, poder mágico, creatividad y vidas pasadas.

Tiene afinidad con los signos aries, géminis, escorpio y piscis. Corresponde al primer y séptimo  chakra.

Ha sido usada en magia debido a que desprende una enorme energía mística y protectora. Eleva la conciencia y nos ayuda a conectar con energías universales. Alinea el cuerpo físico y espiritual.

Es la piedra más indicada para ver nuestras vidas pasadas pues aviva los recuerdos del pasado, de esta u otras vidas, ayudándonos a superar los “traumas” generados por ello que nos impiden evolucionar. Aumenta el poder mágico de aquél que trabaja asiduamente con ella y para ello la mejor forma es la de pulida en esfera.

Acrecienta el impulso creativo y la inspiración haciendo que surjan nuevas ideas.

En curación trata los desórdenes oculares y del cerebro, alivia el estrés y regula el metabolismo. Se usa para tratar resfriados, gota y reuma. Equilibra las hormonas y alivia la tensión menstrual, reduciendo la presión arterial.

Colocada en el chakra del corazón atrae amistades, amor y armonía,y  ayuda en los problemas de pareja.

Puesta en el Tercer ojo promueve a entender la propia realidad entre las personas y es positiva para ejercitar la apertura del tercer ojo. Facilita las intuiciones y la inspiración. Equilibra el aura y es  un escudo protector cuando se trabaja en otros planos.

En el chakra corona ayuda a conectarnos con nuestro yo superior.

Conectar con vidas pasadas.

Se hace en Luna Llena. Tenemos que ir a un bosque o una zona donde tan sólo estemos iluminados con la luz de la luna, y donde no nos pueda molestar nadie. Podemos encender un poco de incienso de sándalo o cualquiera que nos ayude a aumentar nuestra percepción.

Sostenemos una labradorita en esfera en la mano y conectamos con su energía, pidiéndole que nos ayude a conectar con vidas pasadas. Sentimos si nos quiere indicar algo (cualquier cosa que sintamos o que nos diga es importante que la mantengamos, aunque sea sólo una palabra). Una vez realizado esto hacemos que la luz de la luna se refleje en la labradorita y nos fijamos en sus reflejos, en qué nos quiere decir. Puede que veamos imágenes en los reflejos o, en su defecto, que nos vengan ideas a la cabeza. Todo es importante, pues son imágenes de nuestras vidas pasadas. Quizás tengan un sentido, o quizás a primera vista no sea así.

Cuando acabemos esto, dejaremos la piedra en casa y siempre debajo de la almohada. Antes de ir a dormir pediremos a la piedra que nos ayude durante el sueño. Así la piedra nos proporcionará sueños de otras vidas,