Centro de terapias Om Reiki                                                                                                                                    Escuela Reiki de Asturias                                           

                                                            

 

SHUNGIT

La llaman "la piedra inteligente o el agujero negro" por sus propiedades de atracción de energía electromagnética. Neutraliza la información negativa que llega a nosotros a través de las ondas electromagnéticas de los aparatos que nos circundan, de manera que estabiliza nuestra energía corporal. 

Es una piedra negra, relativamente ligera que se parece al carbón. Nos ayuda a estabilizar la parte mental, emotiva y espiritual. Amplifica el pensamiento y la energía de éste cuando se dirige con fines de ayudar a los demás.

Ejerce de escudo que protege de energías perturbadoras, ondas electromagnéticas, el wifi, ordenadores, microondas, etc. Realinea los cuerpos energéticos, impide que nos penetren las miasmas de los demás y también evita la descarga de nuestra propia energía.

Se le atribuye la carga de energía, la dinamización, la disminución de los dolores corporales. No cura, reactiva nuestra propia inteligencia celular, por lo que somos nosotros mismos los que nos curamos.

En el siglo XVII y XVIII, ya se utilizaba con fines curativos.

La Shungit se auto regenera, no necesita ser limpiada ni recargada al sol. Sin embargo se recomienda de vez en cuando algún baño de sol y aire libre.

Ponerla bajo el agua puede oxidar las pequeñas partículas de hierro que la compone. Esto no modificará para nada sus propiedades, solo alterar algo su estética.

No es un medicamento pero tiene un efecto armonizador sobre el organismo.

En el plano físico alivia los dolores y atrae los radicales libres presentes y los neutraliza. Neutraliza las toxinas del cuerpo. Acelera el proceso de sanación celular (eritemas solares, quemaduras…).

Armoniza el metabolismo celular, aumenta la regeneración celular y su resistencia, aumenta la actividad enzimática y el intercambio de los neurotransmisores.

Antiinflamatorio, antibacteriano, antiviríco, immunoestimulante, anticanceroso, antihistamínico y protege de los ionizantes y no ionisantes.

Se prescribe en baños de 10 a 15 minutos para diversos problemas dermatológicos, circulatorios, óseos y musculares, con excelentes resultados.

No aplicar nunca en heridas abiertas ni en mucosas.

En el plano metafísico (bioenergía) tiene una acción clara sobre el biocampo. Durante toda la vida, el cuerpo físico busca la armonía con los cuerpos energéticos: etérico, astral, mental, causal, búdico y átmico. La falta de armonía en uno de estos cuerpos a la larga afectará al cuerpo físico.

El campo manifiesta siempre el desequilibrio en cualquiera de sus cuerpos. Estos desarreglos se vuelven serios o graves y crónicos instalandose en profundidad.

Actúa también sobre el cuerpo etérico. Densifica, refuerza, limpia, protege, amplifica y armoniza el aura. Armoniza los chakras. Protege y armoniza el cuerpo etérico.

Neutraliza los efectos de la radiación electromagnética.