Centro de terapias Om Reiki                                                                                                                                    Escuela Reiki de Asturias                                           

                                                            

 

 

Masaje metamórfico

El principio del masaje metamórfico es reconectar a la persona con su período prenatal, gracias a un masaje de los puntos reflejos de la columna vertebral sobre los pies, las manos y la cabeza.

Así se recupera la fuerza y energía vital que fue generada en el período de gestación. Los bloqueos de energía pueden ser eliminados, actualizándose el potencial de autocuración.

El hombre, desde tiempos ancestrales, siempre fue considerado por partes para su curación.

La medicina holística reconoce que la persona no debe ser tratada como una colección de partes, sino como una entidad viva integral, ya que tenemos dentro nuestro la capacidad de curarnos. La vida es el factor que impregna todas las cosas, y sin embargo está más allá de ellas. Es y actúa como un poder en la materia y la llamamos fuerza vital.

La vida es creación y de la creación nace el movimiento. Ese movimiento produce cambios y es la fuerza vital que alimenta esos cambios a lo largo de la vida. Por eso un estado nunca es permanente, aunque sea lento, siempre hay un movimiento. 

Nuestro propio movimiento y nuestra capacidad de cambiar pueden ser obstaculizados, pero toda la fuerza de vida está esperando entre bastidores, lista para conducirnos a un estado de mayor libertad.

El masaje metamórfico deshace cristalizaciones en el tiempo, trabajamos en el "no-tiempo". El efecto del masaje es placentero y relajante. El masaje se manifiesta en una transformación de nuestro comportamiento, nuestra forma de ser. y sin notar o darse cuenta se van produciendo lentamente los cambios, que a veces el paciente no los nota, pero sí su entorno, como por ejemplo, un modo de actuar ante los demás, una reacción distinta a la normal, etc.

En los pies reflejan nuestra manera de estar parados en el mundo, como estamos parados sobre él, nuestro equilibrio interno; unos pies que miren hacia afuera indican que se trata de una persona confundida en cuanto a su dirección en la vida, o que nunca está segura del camino a seguir.

Con respecto a los conflictos, refleja en la primer falange del primer dedo, lo relacionado con el padre o con la figura de autoridad, con el derecho de ser él mismo. 

En el talón encontramos los principios de la madre, problemas con la capacidad de cuidados, la alimentación, la receptividad, entre otros.

Infecciones urinarias, cistitis, gargantas irritadas, sequedad en los pies, hinchazón, callosidades, peladuras, ampollas, sabañones, juanetes, arcos vencidos o sobrealzados, dedos agarrotados, dedos martillo, y muchas cosas más, nos marcan las cristalizaciones en el tiempo que tomaron forma en el físico, y esto se puede cambiar o mejorar con el Masaje Metamórfico.
Autora: Graciela Lleonart