Centro de terapias Om Reiki                                                                                                                                    Escuela Reiki de Asturias                                           

                                                            

 

Historia de las Ventosas o Cupping

La terapia con ventosas es muy antigua y universal en las distintas culturas. Consiste en aplicar ventosas sobre el cuerpo, a las que se les extrae el aire, y que se manipulan con el fin de eliminar toxinas de la sangre y la linfa, o tratar diversas afecciones.

Emplear ventosas para extraer mediante succión el espíritu responsable de que el organismo se encuentre enfermo no es nada nuevo, es una práctica ancestral. En las primitivas prácticas chamánicas, ya se aplicaban las ventosas con el fin de succionar el espíritu causante de la enfermedad del cuerpo.

Sellos médicos encontrados en Mesopotamia que datan de 3.300 a.C. confirman el uso de las ventosas con finalidad médica. En Egipto, papiros que se remontan a 2.200 a.C. ofrecen también indicaciones de su aplicación, y en la India el escrito más antiguo Ayurveda, que data del año 1.500 a.C., hace también referencia a la práctica médica con ventosas.

En Grecia, Hipócrates (400 a.C) fue quien dejó las primeras indicaciones detalladas de la utilización de esta terapia y posteriormente médicos como Paracelso o Galeno consolidaron esta técnica en textos médicos.

De los griegos y los romanos, pasando por los Alejandrinos y los bizantinos, la terapia de cupping llegó a los países árabes, donde se consolidó con el nombre de Hijama. En China, el primer escrito de la historia del cupping es del año 280 d.C. si bien, se sabe que su práctica se remonta a más de 3000 años. De hecho, el Cupping es conocido mayoritariamente como una práctica procedente de la Medicina China.

Actualmente la terapia cupping o con ventosas también forma parte de la práctica de sanación dentro de la Naturopatía.

Sus partidarios consideran que es el mejor método para abrir los meridianos del cuerpo, que son los conductos a través de los cuales fluye la energía, por lo que esta terapia funciona de forma similar a la acupuntura.

Como se aplican

Consiste en hacer un efecto de vacío en el cual la ventosa se pega al cuerpo, succiona la piel y parte del músculo, abre los poros y mueve la circulación sanguínea y linfática.

En las ventosas de cristal el vacío de genera de varias formas, todas ellas con la  utilización del fuego. La técnica consiste en consumir el oxígeno que hay dentro de la ventosa e inmediatamente aplicarla sobre la piel antes de que vuelva a entrar más oxígeno. De esta forma se hace el vacío.

Las ventosas de plástico vienen con una bomba de succión que permite controlar la cantidad de aire que se extrae de dentro de la ventosa. Otro modelo de ventosas son las de plástico con una pera de goma que extrae el aire.

Tipos de cupping

Se pueden aplicar las ventosas de varias formas y con distintos objetivos:

Masaje: se aplica aceite sobre la piel para permitir el deslizamiento de la ventosa y una vez que se ha hecho el vacío y se ha colocado la ventosa sobre la piel del paciente, se desliza de un lado a otro produciendo un efecto masaje. Se realiza por la zona a tratar para provocar la hiperemia y mover los fluidos. Esto estimula la circulación de la sangre y de la linfa y sirve para eliminar toxinas del organismo.

Ventosa fija: Se adhiere la ventosa en determinados puntos con el fin de tratar ciertas zonas del cuerpo a través de sus puntos reflejos en la espalda. También se utiliza en el tratamiento de los denominados puntos gatillo, es decir, puntos de máximo dolor, generados por contracturas y bloqueos estructurales..

Aplicación y extracción rápida de la ventosa: solo se emplea sobre la espalda para hacer incidencia en los pulmones. Se aplica la ventosa, se deja dos o tres segundos y se separa de la piel con un movimiento rápido para aplicarla inmediatamente de nuevo en el siguiente punto, repitiendo el proceso, recorriendo de esta manera toda la zona a tratar. Esta técnica es específica para casos de mucha congestión pulmonar por mucosidades. Ayuda a que se desprenda el exceso de mucosidad cuando existe congestión pulmonar y que salga a través de la tos.

Sangrado con ventosa o Wet cupping : se aplica una ventosa en una zona congestionada o inflamada que precise este tratamiento durante alrededor de tres minutos, y después se realiza una incisión superficial en la piel del paciente para que salga una pequeña cantidad de sangre que permita descongestionar dicha zona. Para ello, se pincha la piel con una lanceta en esa zona y se coloca la ventosa fija. Es el mismo cuerpo el que impulsa hacia fuera la cantidad de sangre que necesita liberar, para que la zona se descongestione y mejore con más rapidez.

Beneficios del Cupping

Equilibrar el organismo

Desintoxicación del acumulo de impurezas

Trabajar contracturas

Es relajante, analgésico y antiinflamatorio

Trabaja a nivel energético

Incide en los puntos reflejos orgánicos

Realiza una acción sobre los sistemas circulatorio, linfático y nervioso

Estimula el metabolismo y las defensas

Fortalece los tendones

Es coadyuvante en tratamientos anticelulíticos

Ayuda a eliminar el exceso de grasa

Útil en tratamientos antiarrugas faciales

Mejora los desordenes del sistema digestivo

Reduce los síntomas de alergia, fatiga crónica y fibromialgia.

Ayuda a eliminar la retención de líquidos

Fomenta la absorción de edemas

Realizado por expertos es una terapia relativamente segura, pero puede tener algunos efectos secundarios como ardores o picores, o infección en la piel. E

Está contraindicada en mujeres embarazadas o durante la menstruación, y en personas que presenten una fractura ósea o espasmos musculares, así como en pacientes con metástasis.