Centro de terapias Om Reiki                                                                                                                                    Escuela Reiki de Asturias                                           

                                                            

 

Anillo Atlante


No debe prestarse nunca, es personal e intransferible. Es un protector particular. Se puede donar como herencia siempre que se pase varias veces por el humo de un incienso para limpiarlo de energías.

Los efectos que aporta se deben al campo bioenergético que forma el anillo con sus tres líneas, ya que forman una rejilla que selecciona las energías recogidas para mandarlas a las 6 figuras geométricas filtrándolas a través de los 2 triángulos isósceles y convirtiéndolas en positivas al introducirse por los dos agujeros y eliminando las negativas por los 2 agujeros (superior e inferior), dejando en su interior la protección y generando un circulo constante de energía positiva gracias a la línea del infinito grabada en su interior.

Es un bioenergético emisor que genera campos de energía sobre uno de los meridianos o "nadis" que fluyen a través de nuestro organismo y desembocan en nuestros dedos para desde allí irradiar a la totalidad de nuestro campo bioplasmático. Su forma geométrica recibió el nombre de "Onda de Forma Luxor". No es necesario efectuar ningún ritual, carga energética o intención, ya que por su geometría sagrada atlante está perfectamente equilibrado. El conjunto de sus elementos generadores de "energía de las formas" están organizados en forma anular.

Este anillo está formado por tres rectas, seis puntas (significan seis pirámides) y dos triángulos isósceles. Tiene virtudes experimentadas durante más de veinte años que constatan el redescubridor de la energía de las formas, André de Belizal, el radiestesista y renombrado investigador, Roger de Lafforest y otros.

Los 2 triángulos isósceles en forma de pirámide a los lados de las 6 figuras geométricas, depuran las energías transformándolas en positivas que fluyen hacia el interior del anillo por los orificios de sus vértices.

Parte frontal

La "onda de forma Luxor" es el relieve central que se encuentra en el anillo Atlante. Las tres líneas forman una rejilla que absorbe las energías.

El anillo tiene 4 orificios diametralmente opuestos, son las vías a través de los cuales fluyen las energías, las positivas hacia el interior, por los orificios de los triángulos isósceles y las negativas hacia el exterior por los otros dos, formando así un circulo bioenergético que transforma permanentemente las energías negativas en positivas, que fluyen y se multiplican a través de la línea del infinito.

En el interior del anillo está la figura del infinito, también llamada Lemniscata. El símbolo describe la vibración de la energía, trasfiriendo esta energía a los centros energéticos vitales como los chacras, sobre los cuales actúa el anillo. No tiene ni principio ni fin. Su función es servir de multiplicador suministrando energía positiva y extrayendo la energía negativa. 

Las 6 figuras geométricas ó aristas, son las que permiten captar, acumular, potenciar y emitir energía cósmica, en forma de vibraciones electromagnéticas, formando una red que condensa la energía redistribuyendo en ambos sentidos hacia los triángulos, por medio de leyes y fenómenos aun desconocidos pero comprobados por múltiples experiencias con la cámara kirlian.

Cada dedo esta unido a su signo zodiacal y a un planeta. Actúa sobre problemas psicológicos y físicos según los dedos. En la mano derecha se usa para problemas físicos y en la mano izquierda para tema emocional.

El Anillo Atlante provee y facilita:

1- Resistencia a las enfermedades, por un aparente refuerzo del sistema inmunológico. 
2- Incremento del rendimiento psíquico, desarrolla la voluntad. 
3- Al incrementar la intensidad de nuestros campos energéticos es un eficaz protector contra agresiones psíquicas. 
4- Multiplica la vitalidad orgánica.

Algunos teóricos discuten sobre cuál es el dedo apropiado para llevarlo, pero sus efectos actúan de manera indistinta en cualesquiera de ellos.

Llevarlo colgado del cuello facilita los mismos resultados aunque no de una forma tan evidente como usándolo en un dedo pues  no actúa sobre ningún meridiano concreto.

      

Recientemente se ha desarrollado una versión "plana" del mismo, denominada por sus fabricantes "medallón Luxor" y que ha sido pensado para llevarlo como colgante.