Centro de terapias Om Reiki                                                                                                                                    Escuela Reiki de Asturias                                           

                                                            

 

Byosen


En la práctica de una sesión de Reiki a un paciente es posible que tus manos sientan sensaciones extrañas en algunas zonas determinadas de su cuerpo. Se las conoce como Byosen y sirve para detectar zonas problemáticas. Tiene sus picos y depresiones, estando dividido en cinco niveles.

1. CALOR algo superior a la temperatura corporal.


2. CALOR FUERTE más intenso que el anterior.

3. SENSACIÓN DE HORMIGUEO en las manos o en los dedos cada vez mas fuerte hasta que alcanza su pico máximo y luego, disminuye lentamente.
En un tratamiento que dure entre 30 y 50 minutos, llegará a su pico máximo aprox. 3 
Veces. En este momento el paciente empezará A sentirse mejor.

4. SENSACIÓN DE LATIDOS HIBIKI o la sensación de latidos en sus manos indica que usted puede sentir realmente el Reiki estimulando los vasos sanguíneos, produciendo su expansión y contracción. En este momento, se activa la circulación de la sangre y esta comienza a fluir suavemente.

5. EL DOLOR indica que la Byosen es seria cuanto más dolor sientan en sus manos, más serio es el problema. El dolor se puede trasladar desde la palma hasta el dorso de la mano, la muñeca y gradualmente, alrededor de la zona del codo. En ocasiones se detiene ahí y en otras llega hssta el hombro. Después de que el dolor se alivia también disminuye la sensación de hormigueo.

Al experimentar este dolor algunas personas pueden sentir temor de captar esa energía negativa del paciente. Debe saber que no es posible porque el Reiki solo actúa en una sola dirección

Al retirar las manos del paciente este dolor se alivia rápido aunque a veces dura un poco más.

Sensei Hayashi animaba a sus alumnos para que practicaran para que sus manos fueran más sensibles a los byosen.

Sentir los byosen es clave para el practicante de Reiki. Con la práctica es sencillo detectar estas zonas problemáticas a la vez que proporcionamos el tratamiento.