Centro de terapias Om Reiki                                                                                                                                    Escuela Reiki de Asturias                                           

                                                            

 

Los Chakras 

Para entender qué son los chakras y explicar que la medicina complementaria y la convencional pese a quién pese suelen ir de la mano, queremos reseñar que desde hace años, científicos y médicos están desarrollando estudios para crear la aparatología necesaria para medir la energía del cuerpo en cada punto. 

 

Uno de estos aparatos más destacados y conocidos es el AMSAT, desarrollado en 1994 por la Agencia Espacial Rusa para darle utilidad militar en un principio, y utilizado para el diagnóstico clínico en la actualidad. Este aparato, al igual que otros tantos que le siguen, mide la corriente eléctrica que circula por ciertos puntos de nuestro organismo, y ayuda así a detectar disfunciones, atrofias y otros tipos de alteraciones patológicas. Pues bien, esto que se consigue hoy en día después de varios años de estudios de respetados científicos y físicos, la medicina tradicional china y otras culturas orientales lo consiguieron hace cientos de años. De hecho, los resultados obtenidos de los estudios físicos occidentales, coinciden con los estudios obtenidos mediante la experiencia por culturas asiáticas. 

Los “picos” de concentración energética obtenidos mediante aparatos como el AMSAT, coinciden con los puntos energéticos descritos por la medicina tradicional china (puntos de acupuntura) o el hinduísmo (chakras). La sabiduría oriental a este respecto es tal que varias terapias manuales y alternativas, como el yoga, el chi kung, el reiki o la acupuntura, enseñan a reconocer la propia energía del cuerpo y ayudan a sanar el organismo canalizando dicha energía. 

Los chakras y la salud

En chino, la energía que fluye por el organismo en China se conoce como chi y en Japón como ki. La palabra Chakra, proviene de la antigua y clásica lengua india “sánscrito”, y textualmente quiere decir “rueda”. Según la medicina oriental, la energía fluye a través de canales por nuestro cuerpo, y estos canales se llaman meridianos.

Los chakras principales simbolizan los 7 puntos de concentración de energía principales de nuestro cuerpo, y se encuentran alineados en el merdiano central del mismo.

Las vibraciones energéticas en cada chakra, se corresponden con las vibraciones energéticas de los diferentes colores, por eso cada chakra se identifica con un color además de con los órganos a los que afecta directamente.

Si el cuerpo se encuentra en armonía y salud, no existe ningún bloqueo energético en ninguno de los chakras, ya que si esto ocurre la energía no fluirá correctamente. Cuando un órgano se encuentra dañado o enfermo, en ese punto existe un bloqueo energético. Si la energía vuelve a fluir por ese punto, ayudará a recuperar la salud de ese órgano y el equilibrio energético vital.

Tanto un exceso como una disminución de energía en un chakra puede alterar la salud física y psicológica, que además, suelen estar relacionadas.

1- Chakra base (Muladhara): Se sitúa en nuestro extremo más cercano a la tierra. Se identifica y afecta a las piernas, colon y circulación sanguínea. Psicológicamente afecta a nuestras pasiones más básicas, a nuestro instinto sexual y de supervivencia. Sus alteraciones afectan al corazón, la sexualidad, la cirulación sanguínea y al tránsito intestinal, así como a a la fuerza, el valor, el éxito, la autoestima, la “picardía” y la agresividad. 

2- Chakra del sacro (Svadhisthana) Se identifica y afecta a la salud de nuestros genitales, testículos y útero. Afecta a la sexualidad y la fertilidad. Psicológicamente afecta a la capacidad de relacionarse sentimentalmente y a la ternura y el amor, y se ve alterado por traumas en la pubertad y disfunciones o traumas sexuales.

3- Chakra del plexo solar (Manipura) Se identifica con el ombligo y el aparato digestivo. Psicológicamente se identifica con el “yo”, es decir, con la visión que uno tiene de si mismo y como se muestra a los demás. También afecta a la sabiduría, la timidez, la autoestima y la capacidad de relacionarse con los demás, así como a trastornos digestivos.

4- Chakra del corazón (Anahata) Se identifica con el corazón y los pulmones. Psicológicamente afecta a la capacidad de amar y la forma de vida. Afecta a la capacidad respiratoria, asma, bronquitis, alergias... así como se relaciona con el egoísmo, el amor, la imposición y el respeto de límites, la conveniencia, la empatía y comprensión, las ganas de vivir o la ilusión.

5- Chakra de la garganta (Vishudha) Se identifica con la garganta, las cervicales y la boca. Psicológicamente afecta y representa la capacidad de comunicarse, desenvolverse profesionalmente y expresar los sentimientos. Se relaciona con la virtud de la buena o mala comunicación, la capacidad de escuchar, el éxito profesional y con los secretos y las mentiras.

6- Chakra del tercer ojo (Ajna) Se identifica con el entrecejo, la pituitaria, el tercer ojo o el ojo que todo lo ve. Psicológicamente afecta a la comprensión, el entendimiento y a la intuición. Se relaciona con la capacidad de ver más allá, de intuir o desarrollar un “sexto sentido”; afecta a la transigencia y tolerancia, a la percepción espacial, al aprendizaje y la inquietud por conocer. 

7- Chakra de la corona (Sahasarara) Se sitúa en nuestro extremo más cercano al cielo, en la “coronilla” o parte más elevada del cuerpo. Psicológicamente afecta directamente a la espiritualidad y fe, a la moral y ética, a la trascendencia, problemas existencialistas o la visión espiritual del ser. Se identifica con la libertad, la solidaridad, el amor y la empatía, la comprensión, la creatividad, la extravagancia y la serenidad o paz interior. Se relaciona con las alteraciones del sueño, la jaqueca y algunos problemas hormonales. También afecta al concepto de uno mismo y su conexión con el mundo desde un punto de vista mental, espiritual y físico.