Centro de terapias Om Reiki                                                                                                                                    Escuela Reiki de Asturias                                           

                                                            

 

Ética del Reiki.

- No diagnosticar. 

Éticamente no es correcto realizar diagnóstico de ningún tipo  psíquico ni físico. Un diagnóstico debe hacerlo solamente un profesional de la salud; los practicantes de Reiki no lo son. La actitud de dar diagnósticos obedece a un afán por destacarse o de manipular al paciente.

- No es posible prever resultados.

Por tanto tampoco se puede prometer resultados. En algunas personas, una sesión de Reiki puede tener el mismo efecto que diez sesiones en otra. Hay quienes sanan y otros no.

- No interferir con el tratamiento médico tradicional.

No aconsejar cambiar o abandonar medicamentos. Solo canaliza la energía y deja que ésta haga su trabajo.

- Somos canales y no sanadores.

- Ningún instructor o maestro Reiki tiene la capacidad de medir objetivamente la capacidad de canalizar de sus alumnos. El avanzar en el camino de Reiki debe ser siempre una decisión tomada libremente. 

El instructor no debería alentar ni retrasar el avance de sus alumnos.

- El practicante debe llevar una vida acorde con su práctica para vibrar armoniosamente con lo que se está entregando.