Centro de terapias Om Reiki                                                                                                                                    Escuela Reiki de Asturias                                           

                                                            

 

Limpieza de aura y chakras.

La palabra aura, viento suave y apacible, viene del latín aura y éste del griego αὒρα (ayra= soplo del aire, brisa, aura, viento). Es una energía luminosa o campo electromagnético que rodea el cuerpo físico. Es energía en constante movimiento que refleja en cada instante las condiciones del ser humano: estado de salud, pensamientos, creencias y emociones. Está formada por siete capas de energía interconectadas entre sí mismas y con cada uno de los siete chakras principales y en conjunto forman el sistema energético del cuerpo humano. 

Los chakras (del Sánscrito “Rueda que gira”), son centros de energía mediante los cuales el cuerpo físico se conecta energéticamente con los cuerpos superiores y distribuyen la energía vital en el cuerpo físico, generando cada uno de ellos vibraciones y colores característicos que van desde el rojo en el primer chakra hasta el dorado en el chakra de la coronilla.

Cada uno de los chakras está relacionado con sistemas, glándulas, órganos y otras partes del cuerpo físico, canalizando energía vital pero también imágenes y emociones que si no son canalizadas adecuadamente crean un desequilibrio a nivel físico. Es sencillo, si una emoción no es tratada adecuadamente romperá la armonía de la conciencia y se manifestará en el cuerpo físico como un síntoma que nos alertará que hemos perdido el equilibrio, que algo está fallando y que necesita arreglarse. Nuestra conciencia se ha percatado de que algo no está bien en nuestra vida y que necesita solucionarse, ese es el verdadero sentido del síntoma.

Tanto en el aura como en los chakras se acumula energía de experiencias traumáticas que nos han ocurrido en esta y otras vidas, recuerdos enterrados en lo más profundo de nuestro ser, un sistema de creencias restrictivas aprendidas y heridas emocionales que no han sido canalizadas adecuadamente. Esta energía no deseada, vieja y muchas veces ajena, bloquea nuestros chakras, no les permite girar, vibrar y armonizarse adecuadamente restringiendo el flujo de energía vital hacia las glándulas, órganos y sistemas correspondientes en el cuerpo físico; lo que deriva posteriormente en un síntoma o una enfermedad.

La limpieza y armonización de aura y chakras permitirá a la persona deshacerse de energías acumuladas en nuestra aura y cuerpos sutiles que ya no nos sirven y reemplazarlas por nuevas energías más elevadas. Se liberan emociones que no fueron canalizadas adecuadamente en su oportunidad, creencias que limitan su crecimiento, desarrollo personal y espiritual y contratos con otros seres que no le permiten vivir plenamente su existencia. Se produce el efecto de “actualización de datos”, como a una computadora a cual le estamos instalando versiones que le serán más útiles para su funcionamiento.

El efecto de estas limpiezas se refleja en todos los niveles: emocional, mental, espiritual y por ultimo físico, por lo que hay quien no siente nada hasta bastante tiempo después de haber recibido esa limpieza, pero todas las áreas de nuestra vida de una forma u otra se van a ver beneficiadas por un reajuste de estas características, ya que un trabajo así implica en sí mismo una sanación y una elevación de nuestra conciencia, una eliminación de cosas que ya no nos sirven y un reequilibrio de todos los niveles de nuestro ser. Cuanto más profunda es esta limpieza, más cosas se remueven y mas efectos positivos se reflejan en nuestro ser.