Centro de terapias Om Reiki                                                                                                                                    Escuela Reiki de Asturias                                           

                                                            

 

Meridianos y Emociones 

El odio, enojo, envidia bajan nuestra energía vital. 
A menudo esquemas de experiencias anteriores los proyectamos en la actualidad. Se disparan situaciones inconscientes ocurridas en la infancia y por ello nuestra vida actual en muchas ocasiones está determinada por situaciones no resueltas del pasado.

Nuestras emociones, virtudes y cualidades espirituales están vinculadas a nuestros órganos vitales y a ciertos puntos energéticos en el cuerpo Nuestras emociones y sentimientos pueden ser sanados a través del Ki o Chi, o Energía vital.

Todo los seres vivos poseen Energía vital, las plantas, los animales, los seres humanos, y toda la naturaleza que nos rodea. El Ki une el cuerpo físico, el cuerpo energético y el cuerpo de espíritu. Estos puntos energéticos están en los Naddhis o meridianos.

Un órgano puede deteriorar su estado físico si no recibe suficiente Chi. Las energías que hacen funcionar el cuerpo humano se denominan yin y yang y comunican entre sí todos los órganos a través de los meridianos. La tradición hindú dice que existen unos 72.000 naddhis o canales energéticos que conectan el aura con nuestro cuerpo físico.

Hay 14 meridianos, de los cuales 12 son bilaterales que se distribuyen simétricamente (6 a la derecha y 6 a la izquierda del cuerpo); los otros 2 se encuentran en la línea media del cuerpo.


Cada meridiano tiene un trayecto en el cuerpo, que se divide en dos partes: vía interna y vía externa. La interna tiene su origen en un órgano, recorre internamente el cuerpo y se conecta a la ruta externa en el punto de acupuntura. La ruta externa finaliza en la terminal del punto de acupuntura y es conectada a otra ruta interna, llevándola de regreso al órgano de origen, creando así un circuito cerrado.

Cada meridiano recibe el nombre del órgano de origen, hígado, páncreas, estóomago etc. Los dos situados en la línea media son el Vaso Gobernador (localización posterior) y el Vaso Concepción (parte anterior).

Cuando la energía de los meridianos fluye libremente por todo el cuerpo, los hemisferios cerebrales se hallan equilibrados. Al mismo tiempo el Timo (la glándula que es uno de los controles centrales del sistema inmunitario del organismo) estará activado. Cada meridiano posee una actitud emocional específica, positiva y negativa.
Cuando tenemos un determinado estado emocional negativo, la actividad de la glándula timo se ve debilitada produciendo un deterioro general de la energía vital y un deterioro específico de la energía del meridiano vinculado a ese estado emocional.

Si el estado emocional persiste durante largo tiempo, los meridianos asociados continuarán desequilibrándose. Esto puede llegar a dañar a la fisiología del órgano correspondiente provocando una enfermedad. Esta cadena de acontecimientos demuestra lo importante que son los factores psicosomáticos para la salud.

Existen técnicas para desbloquear y hacer que la energía fluya libremente por el cuerpo o desbloquearlas si es que se encuentran bajas o con un exceso de energía. Entre ellas están la acupuntura, Reiki, digito-puntura, medicina bioenergética, reflexología, masajes, cromoterapia, Chi Kung, Yoga, etc. Activan la energía vital que ayudará a superar el estrés y los desequilibrios energéticos que puedan afectarnos.

El timo ha de tener una buena actividad ya que controla nuestra energía vital. Eso nos permitirá entrarnos bien, tener equilibradas y activas nuestras energías físicas y mentales, y ser invulnerables al estrés. Esta glándula se ve controlada por las emociones más poderosas, tanto positivas como negativas. Si el el timo se muestra activo, la persona se encontrará en el camino de la salud y de las opciones y elecciones positivas de la vida. Por tanto, es aconsejable escoger una forma de vida que se mantenga alejada del miedo, del odio y de la envidia, dirigiéndonos y tomando elección por las emociones positivas como el amor, la confianza, la fe, la gratitud y el coraje. El poder del amor, puede hacer cambios bioquímicos muy poderosos en el organismo.