Centro de terapias Om Reiki                                                                                                                                    Escuela Reiki de Asturias                                           

                                                            

 

Mudras

Es un gesto sagrado realizado generalmente con las manos, pero otros se hacen con los ojos, el cuerpo o mediante técnicas de respiración.

Se encuentran a través de todo el mundo en tradiciones y culturas como la budista, la hindú. la cristiana. etc., por lo que no se puede atribuir su origen a una tradición o religión en concreto.

Hay mudras de sanación y de meditación.

En las manos, al igual que en los pies, están reflejados todos nuestros puntos corporales y por ello las diferentes posiciones nos permiten canalizar adecuadamente la energía a través de nuestro cuerpo así como facilitar la consecución de numerosos objetivos como la sanación física y emocional.

Son extremadamente sencillos, pero tan poderosos que transformarán su vida liberando la energía bloqueada en el interior de su cuerpo en los canales de energía (nadis) y en los centros energéticos (chackras). Disponiendo y dirigiendo dicha energía a través de los mudras, se pueden alcanzar objetivos y tener la capacidad para solucionar los problemas de la vida diaria.

Debido a la diferentes cualidades de cada uno de ellos, es recomendable utilizarlos un tiempo determinado, entre 3 y 45 minutos. Generalmente es conveniente realizarlos una vez al día como mínimo.

Es importante tener en cuenta, en el caso de utilizarlos para la sanación física, que su cometido es apoyar al tratamiento que estemos utilizando para sanar, haciendo que sea más eficaz y que la enfermedad sane más rápidamente.

Dedo pulgar: representa al elemento fuego. Su cometido energético es equilibrar las energías del cuerpo nutriendo cuando debe alimentarse y destruyendo cuando debe eliminarse. En él reside nuestra conciencia divina.

Dedo índice: representa al elemento aire. Nos provee de la capacidad de crear y de pensar. Este dedo nos trae las inspiraciones divinas. En él radican nuestros diferentes estados de ánimo. Se asigna al cuarto chakra.

Dedo medio: representa al elemento éter. Su cometido es proveernos de la energía necesaria para actuar y vivir en armonía con el mundo espiritual que tienes a tu alcance. Tiene asignado el quinto chakra.

Dedo anular: representa al elemento tierra. Nos provee de la fuerza necesaria para defendernos y luchar por lo que es nuestro, así como del equilibrio interior para afrontar cualquier situación. Asignado al primer chakra.

Dedo meñique: representa al elemento agua. Su cometido es proveernos de la posibilidad de interactuar con otros seres humanos en la sociedad permitiéndonos relacionarnos correctamente. Trabaja nuestras emociones. Tiene asignado el segundo chakra.