Centro de terapias Om Reiki                                                                                                                                    Escuela Reiki de Asturias                                           

                                                            

 

Técnicas de protección energética

En la práctica de Reiki hay ocasiones en que vivimos  situaciones extrañas. Algunas personas nos agotan o nos dejan cargados de una energía que llamamos "negativa". Otras veces percibimos sombras o seres que se mueven en el entorno, oímos ruidos extraños, aparecen luces de luz a nuestro alrededor, olores desagradables, voces que no logramos comprender, tenemos sensaciones de frío y/o calor intensos, de electricidad, la piel erizada, etc. Estas situaciones aunque extrañas, son normales. No son ni buenas ni malas, solo información que se manifiesta en forma sensorial para nuestra ayuda y guía. 


La persona o el  lugar pueden estar cargados de energía densa, (falta de equilibrio y/o puede traer "pegada" alguna energía densa externa). Esa energía densa hay que transmutarla o liberarla de forma correcta para que no se quede en el lugar y produzca todo tipo de contratiempos y molestias en el entorno. 

Algunas personas buscan a otras para descargar sobre ellos toda su energía negativa.


Este intercambio energético muchas veces es totalmente involuntario y nos deja en ocasiones sin ningún tipo de energías, agotados.

Ante personas negativas que consciente o inconscientemente buscan alterar negativamente nuestra energía, el consejo es evitarlas, mantenerse alejado de ellas. Si no es posible tienes varias opciones:

- cruza tus brazos por frente de tu pecho protegiendo tu plexo solar.

- si estás sentado cruza las piernas.

- mantén una distancia prudencial con la persona, evitar los abrazos o que nos toque y de ser posible, interponer entre nosotros un objeto.

- imagina una campana que te envuelve y protege de su energía negativa.

- entrecruza los dedos de ambas manos delante del plexo solar.

- imagina un cristal blindado que os separa, y contra el cual sus palabras negativas rebotan  cayendo sin fuerza al suelo.

Todas estas técnicas se basan en el principio de que el cuerpo energético que envuelve a tu cuerpo físico es "moldeable" con tu pensamiento; a través de lo que imaginas y haces.

Con personas que están en un estado negativo y que por algún motivo necesitan seguir estando mal  y persisten en mantenerse en él. Buscan compartir su estado, que los escuchen y dicen querer estar mejor pero evitan cambiar.
Alternativas:
- si está muy mal energéticamente, aplicar alguna de las técnicas anteriores para que nos robe sin querer nuestra energía.

- enviarle energía para que pueda darse cuenta de que no es bueno persistir en ese estado negativo y pueda hacer un esfuerzo para querer estar bien.

Con las personas que estando en estado negativo desean cambiarlo es con los que más podemos ayudar positivamente.
- debemos estar muy bien energéticamente para poder ayudarlos. Si estás bajo de energías ambos acabareis sin energía y deprimidos.

- canaliza energía y se un centro emisor de energía. Imagina un rayo de energía que desde el cielo baja y a través de tu chakra corona entra en tu cuerpo, te ilumina y luego sale de ti energizando a la otra persona.

Para hacer esto la otra persona tiene estar abierta energéticamente y querer estar mejor.  Si está cerrado hay indicios  que te avisan: tiene los brazos y/o las piernas cruzadas, viste colores oscuros o grises, se mantienen alejados de los demás. etc.

- si está muy negativa mantente unos momentos con los brazos cruzados como protección para cerrarte y protegerte. Luego cambia de posición y entrecruza los dedos de ambas manos, (con los dedos índices estirados y apuntando hacia donde está). De esta manera te proteges a la vez que le envías energía.
e. si tu cuerpo o el lugar se cargan de energía negativa enciende un incienso para cambiar la energía. 


Roberto Rodríguez Roldán

Maestro de Reiki y Conexión Celta