Centro de terapias Om Reiki                                                                                                                                    Escuela Reiki de Asturias                                           

                                                            

 

Tus manos tienen poderes

Las manos ocultan un gran poder energético. Mediante un trabajo interno se puede lograr sanar a una persona enferma. La mano si es adiestrada puede ser muy fuerte, pero al agregarle la energía interna podemos potenciarla y conseguir cosas increíbles.

Entre ello sanar muchas enfermedades; todo es yin y yang, negativo y positivo. Sólo tenemos que emplear la energía en vez de la fuerza. Tal es así que en los antiguos templos taoístas se menciona que se puede inclusive luchar con la energía de las manos a distancia.

La imposición de manos a nivel de sanación, se considera como algo milagroso. Nada más lejos  de la realidad. Es un poder que todos poseemos y que, como todo, con la práctica diaria se puede incrementar. Algunos lo llaman Reiki, otros Chi Kung, etc.

En el transcurso de la historia la mayor parte de las religiones han utilizado la imposición de manos como parte de la transmisión de las manos de Dios. La imposición de manos ha existido por miles de años, desde las protectoras manos de los padres, hasta el colocar las manos hacia zonas del cuerpo cuando se siente dolor.

Si visualizas la sanación y canalizas espiritualmente, será posible que tus manos se conviertan en luz. La realidad es como tú lo sientas y para ello no es necesario creer en ninguna religión. No se trata de creencias, sino de evidencias personales que todos podemos, y tenemos el poder de hacer. Muchas personas agnósticas aplican el poder de curación a través de las manos.

Al igual que no todos tenemos la misma fuerza corporal, no todos tenemos la misma potencia sanadora. Todos nacemos con diferentes cualidades.

Casi todo es susceptible de sanación, desde enfermedades leves hasta graves y crónicas, tanto físicas, mentales o espirituales.

Todo depende de que la enfermedad o padecimiento reaccione a la energía de imposición de manos. Es como todas las medicinas, ninguna actúa en el 100% de pacientes ni con la misma intensidad. En migrañas por ejemplo, los medicamentos químicos pueden sanar al 5% de pacientes pero el 95% solo calman sus dolores de cabeza de forma transitoria.

Ocurre lo mismo con la imposición de manos. En determinados casos puede sanar al 5%, 20% o 50%, todo depende de la fuerza del que aplique la sanación y de la enfermedad que el paciente tenga, tanto en el tipo como en la antigüedad o cronicidad que se trate. La combinación de distintas técnicas como Reiki y Conexión Celta consigue unos resultados eficaces en un porcentaje más alto.

Por todo ello es necesario que de forma constante, con la práctica, vayas desarrollando tus poderes energéticos, mentales y espirituales.

Roberto Rodríguez Roldán

Maestro de Reiki y Conexión Celta