Centro de terapias Om Reiki                                                                                                                                    Escuela Reiki de Asturias                                           

                                                            

 

Wuivre.


En la mitología celta se habla de los wuivre que, como serpientes se arrastran por el interior de la tierra, se entrecruzan en puntos determinados, provocando concentraciones de energía que convierten tales encrucijadas en enclaves sagrados. También existen otros puntos en los que esa energía sale a la superficie y contacta con otras que proceden del espacio exterior. Los pueblos de la antigüedad conocían estas energías y fue lo que les llevo a señalar estos puntos con santuarios dedicados a la divinización de estas energías con monumentos megalíticos: menhires o dólmenes y crómlech. Estos espacios podían ser utilizados para la absorber dichas energías.

Se representa por dos serpientes entrelazadas entre sí y que simbolizan la fuerza de la tierra. Su traducción simbólica se asocia a la unión y el poder de la tierra, por ello se cuenta que no puede ser tocado por el agua de mar, porque perdería su ‘poder’. También se dice que para los celtas representaba la dualidad confusa y contradictoria de la naturaleza

Además de protección, este símbolo proporciona a quien lo lleve amor y poder siempre que no sea tocado por agua de mar.

Las serpientes se han empleado como símbolo a lo largo de la historia por muchas civilizaciones asociando su significado al esfuerzo, al sacrificio, a la energía y a la unión. Los celtas lo utilizaban como amuleto, para poder atraer fuerzas positivas de la naturaleza.