Centro de terapias Om Reiki                                                                                                                                    Escuela Reiki de Asturias                                           

                                                            

 

Ciática: remedios.

Recomendaciones

Nunca doblar la columna para recoger algún objeto del suelo; es necesario flexionar las rodillas, ya que cuando doblamos la columna, la presión que se ejerce sobre las vértebras es 10 veces su peso.

ciatica

Dormir sobre un colchón adecuado para la columna vertebral. Para determinarlo tumbarse boca arriba y meter la mano entre la columna lumbar (por encima de los glúteos) y el colchón. Si la mano tiene dificultades para ir hacia arriba o hacia abajo, el colchón nos va bien. Si no se puede mover la mano, es blando, y si se mueve con mucha facilidad, es muy duro.

No utilizar ropa ceñida o apretada.

Sentarse con la espalda recta.

Evitar la práctica de ejercicios bruscos o ciertas posiciones y movimientos típicos del yoga.

No permanecer sentado en una silla muy dura durante un tiempo prolongado.

Evitar las caídas o los movimientos bruscos.

Acudir a un doctor para que él pueda diagnosticar si se trata efectivamente de ciática o por el contrario, una claudicación intermitente causada por un flujo sanguíneo arterial deficiente, ya que ésta última presenta un dolor en la parte inferior de la espalda muy parecida a la ciática.

Remedios

1: Cocer 4 patatas y machar hasta conseguir un puré. Extender el puré sobre un paño amplio y limpio, a modo de emplasto y colocar sobre la región lumbar. Fijar con la ayuda de una camiseta. Mantener así hasta que pierda el calor. Repetir un par de veces al día.

2: Cortar una cebolla por la mitad y con la parte interna de una de las mitades masajear con suaves círculos, la zona unos 10 minutos. Repetir la operación, en caso de ser necesario, a la hora y media o dos horas.

3: Aplicar bien calientes varias hojas de col sobre la zona afectada. Dejar puesto hasta que pierda el calor.

4: Preparar una cataplasma de lúpulo.  Hervir la hierba durante 10 minutos y luego envolverla en una gasa. Aplicar sobre el área todo lo caliente que la pueda resistir (sin quemarse) y cubrir con un paño de lana para que conserve mejor el calor. Guardar el agua de esta preparación para humedecer de nuevo la hierba cuando ésta se enfríe.

5: Masajear la zona con una mezcla de jengibre molido y aceite de sésamo.

6: Masajear en área, mediante suaves movimientos circulares, con aceite de pescado o el aceite de semilla de linaza.

7: Tomar una infusión de valeriana, pasionaria (pasiflora) o kava kava para fomentar la relajación muscular si la ciática es causada por contracciones musculares que presionan al nervio.


 

8Cortar finamente 50 g. de raíz de rábano fresco, lavada pero sin pelar, y añadirla a un litro de vino blanco. Tapar, dejar reposar tres semanas, filtrar y beber un vaso 2 veces al día, antes de las comidas. 


 

9: Verter una taza de agua hirviendo sobre unos gramos a partes iguales de mejorana, anís, menta y romero. Dejar reposar la preparación durante 5 minutos. Beber una taza antes de dormir.

10: Hervir durante 15 minutos, en 1/2 litro de agua una pequeña corteza de sauce.  Colar para eliminar posibles sedimentos y tomar una taza cada 8 horas. Su contenido en salicina ayudará a calmar el dolor.

11: Colocar una cucharada de tomillo, orégano y ortiga verde por cada litro de agua. Dejar hervir durante 15 minutos.  Después apagar el fuego y dejar reposar  5 minutos; colar la preparación.  Tomar 2 veces al día.

12: Realizar un baño en la zona afectada con una infusión de ortiga preparada con un litro de agua. Esto relaja el nervio ciático y disminuye el dolor

13: Frotar la parte afectada con hojas de ortiga.

14: Hervir un puñado de romero en medio litro de agua durante 5 minutos.  Retirar del fuego y exponer un paño a sus vapores.  Después empapar el paño en vinagre y frotar en el área doloridas.

15: Verter 1 puñado de hiedra y otro de salvado en 300 ml de agua y batir con fuerza. Después, calentarlo a fuego lento durante 8 minutos. Aplicar la mezcla con un paño de algodón sobre la zona afectada y dejar actuar por espacio de una hora.

16: Mezclar 1 de cucharadita de polvos de alcanfor, 1 de mostaza en polvo en tres partes de trementina pura, de aceite de girasol y de alcohol para masaje. Aplicar en la zona adolorida.

17: Verter en 1 taza de agua que  esté hirviendo 1 cucharadita de muérdago en polvo. Tapar y macerar durante la noche y luego en la mañana siguiente, calentar de nuevo y colocar, a modo de compresas, en las zonas afectadas por el dolor

18: Mezclar 1 litro de aceite de oliva , 100 gr. de llantén, 150 gr. de caléndula y 200 gr. de hipérico. Hervir a fuego lento por 4 horas. Dejar enfriar, colar y conservar en un frasco de vidrio hermético fuera del alcance de la luz por un mes. Pasado ese tiempo, aplicar mediante, un suave masaje, sobre el zona afectada.