Centro de terapias Om Reiki                                                                                                                                    Escuela Reiki de Asturias                                           

                                                            

 

La gripe

Es una enfermedad infecto-contagiosa de origen viral de las vías respiratorias superiores.

Hay tres tipos principales pero tienen ilimitada habilidad de mutar en formas diferentes lo que explica que cada temporada aparezcan nuevos virus gripales.

Sus síntomas son similares a los de un resfriado pero más fuertes e incluye dolor de garganta. fiebre, tos, pérdida de apetito, sensación general de malestar y postración. dolor muscular, cefaleas, y en algunos casos conjuntivitis, vómitos o diarrea.

Remedios populares

1.- Hacer gárgaras con sal o bicarbonato. Mezclar soluciones astringentes con agua tibia y realizar gárgaras varias veces al día nos ayudará a aliviar los molestos efectos de la irritación en la garganta.

2.- Mezclar 2 gotas de esencial de eucalipto, 2 de pino y 2 de romero con 2 cucharadas de aceite de almendras. Luego, hacer fricciones en el pecho.

3.- Tomar miel y limón. Cada uno a su manera, estos dos productos son fantásticos para aliviar los efectos indeseados de la gripe, especialmente el dolor de garganta.

4.- Verter un puñado de hojas largas y delgadas (como agujas) de pino sobre un litro de agua caliente. Cubrir la cabeza con una toalla (a modo de tienda) y respirar el vaho.  Este remedio, igualmente, sirve para descongestionar el pecho.

5.- Cocer, a fuego lento, 2 vasos de zumo de limón y 6 cucharadas de miel, durante 1 hora y media. Una vez preparado, beber 2 cucharadas de este jarabe cada hora el primer día y cada tres horas el segundo día hasta que se cure la gripe.

6.- Añadir a un vaso de jugo de alguna fruta cítrica como la naranja 1/2 cucharadita de tintura de equinácea.  Tomar tres veces diarias.  Este remedio se debe beber tan pronto se sientan los primeros síntomas de la gripe

7.- Realizar vahos con agua hirviendo y hojas de eucalipto cubriendo la cabeza con una toalla.

8.- Hervir 20 gr de flores de malva y 40 gr de bayas de arándano durante 10 minutos en 1 litro de agua, colar y distribuir en 6 partes a tomar en 2 días, a razón de 3 veces diarias, durante 8 días.

9.- Preparar un té con corteza de sauce. Tomar bien caliente varias veces al día.

10.- Verter en un taza de agua que esté hirviendo 2 cucharadas de salvia y una cáscara de pomelo.  Tapar y dejar refrescar.  Tomar una taza tres veces al día para respirar mejor y calmar el estómago que esté revuelto por la gripe.

11.- Hervir una gruesa rodaja de cebolla en un cazo con agua y agregar 1/2 cucharadita de pimienta cayena. Después, colar la cocción y tomar una taza de este líquido tibio antes de acostarse.  Este remedio facilita la descongestión del pecho causado por la gripe.

12.- Preparar un licuado con 200 gr. de naranja (sin semillas) y 200 gr. de repollo, agregarle un vaso de agua hervida. Beber 3 vasos al día.

13.- Verter un puñado de hojas secas de saúco en 1 litro de agua hirviendo y dejar reposar durante 30 minutos. Colar y tomar  a lo largo de todo el día.  Si se desea, sustituir el agua por leche, incrementa la eficacia de esta infusión

14.- Disolver una cucharadita de sal en medio litro caliente. Hacer, con esta preparación, varias gárgaras el día. Este remedio ayuda cuando la gripe va acompañada de garganta irritada.

15.- Mezclar a partes iguales de sauce, llantén, tomillo, pulmonaria, malvavisco y  extraer 1 cucharada.  Verter ésta en 1 taza de agua que esté hirviendo. Beber de 3 a 4 tazas al día.

16.- Verter 3 cucharaditas de raíz de jengibre molido en medio litro de agua que se encuentre hirviendo.  Luego, añadir al agua de un recipiente para realizar un baño de pies lo cual favorecen la transpiración, lo que, a su vez, contribuye a que el organismo elimine toxinas.

17.- Hervir 250 ml de agua en una cazuela y cuando se encuentre en su punto de ebullición, verter 1 cucharadita de raíz de rábano picante previamente lavada y rallada. Dejar cocer durante unos minutos y después colar la infusión. Tomar una o dos tazas al día.  Se se desea se puede agregar 1 cucharadita de miel.

18.- Hervir 10 gramos de hojas de abeto en 1/4 de litro de agua durante 5 minutos. Endulzar con miel y beber tres tazas repartidas durante el día.

19.- Mezclar, en partes iguales, cardo bendito; flor de saúco y escabiosa.. Extraer 1 cucharada de la mezcla y verter en una taza de agua que esté hirviendo. Tapar, dejar refrescar y luego colar.  Tomar 3 tazas al día. Este remedio contiene plantas que rebajan la fiebre, purifican, hacen sudar y orinar y combaten la inflamación de las vías respiratorias.

23.- Realizar una infusión del rizoma en primavera, a razón de 15 gr. en medio litro de agua sirviendo. De esta infusión se toman tres o cuatro tazas al día, endulzadas con miel.  Este remedio se recomienda especialmente cuando la persona manifiesta los primeros síntomas de la gripe.

21.- Mezclar, en partes iguales, gordolobo; amapola; malva; tusílago y violeta y extraer 1 cucharada. Verter en una taza de agua que esté hirviendo. Tapar, dejar refrescar y colar. Beber hasta 3 tazas al día. Este remedio está compuesto por plantas que combaten principalmente síntomas del aparato respiratorio como tos, ahogo, fatiga, etc

22.- Verter 10 g de flores de matricaria y  40 g de flores de espliego en un litro de agua que esté hirviendo y dejar en infusión durante 1 hora en un recipiente tapado.  Colar y distribuir en 6 partes a tomar en 2 días, a razón de 3 veces diarias, durante 6 días consecutivos.

23.- Mezclar, en partes iguales, flores de saúco,  anís verde, hinojo, parietaria, malva, cardo bendito y centaura y extraer una cucharada.  Hervir en una taza de agua por 5 minutos.  Tomar 1 o 2 tazas cuando existan diarreas, vómitos u otros síntomas digestivos junto con la gripe

24.- Verter una cucharadita de polvo de semillas de fenogreco en una taza de agua que esté hirviendo.  Tomar 3 tazas al día. Este remedio da excelentes resultados durante la gripe y los estados febriles.

25.- Hervir durante 10 minutos en 1 litro de agua,30 g de flores de borraja y 30 g de serpol.  Tapar y dejar en infusión por 12 minutos. Colar y distribuir en 6 partes a tomar en 2 días, a razón de 3 veces diarias, durante 6-8 días.

26.- Realizar una tisana de 1 cucharada de los siguientes elementos: Flores de saúco, hinojo, cardo santo, violeta, menta y estigmas de maíz en un  litro de agua. Hervir por 10 minutos. Dejar refrescar, colar y tomar 1 taza cada dos horas.

En caso de que se produzca excitación o nerviosismo, se añadirá valeriana al remedio anterior; si por el contrario hay depresión y agotamiento, se optará por la angélica y la salvia.

26 Hervir entre 20 y 30 g de flores de borraja en 1 litro de agua durante 10 minutos.  Colar y beber 3 tazas al día. La borraja está recubierta por una pelusa espesa y tupida: antes de tomar cualquier preparado asegúrese de haberlo colado bien para eliminarla.

27.- Verter en un recipiente suficientemente grande para que pueda ser introducido los pies 2 cucharadas de mostaza en polvo y 2 litros de agua caliente.  Colocar los pies (procurar que el agua esté a una temperatura caliente, pero agradable  que no llegue a quemar) en esta preparación por varios minutos.  Este remedio alivia la congestión que se siente cuando se sufre de gripe.

28.- Efectuar una infusión con 50 g de raíces de zarzaparilla en 1 litro de agua durante 10 minutos,  Tomar 2 o 3 tazas al día.

29.- Preparar una sopa de pollo que incluya un par de diente de ajo crudo picado y pimiento rojo.  Consumir 2 veces al día.  Éste es uno de los remedios más antiguos y, a la vez, de probada eficacia para aliviar las molestias propias de la gripe.  Según estudios realizados, ésta diluye el moco y mantiene el organismo hidratado.

30.- Colocar una cataplasma fría y espesa de arcilla en el bajo vientre y otra en la nuca. Cambiarlas por otras frías en cuanto se calienten, a lo largo de un período de 3 a 4 horas. Si existe fiebre, aplicaremos también cataplasmas y añadiremos compresas mojadas en agua fría y vinagre sobre la frente, las cuales iremos renovando hasta que disminuya la fiebre. De este modo evitaremos la subida brusca de temperatura y procuraremos una excelente refrigeración del organismo.