Centro de terapias Om Reiki                                                                                                                                    Escuela Reiki de Asturias                                           

                                                            

 

Nuestros guías y guardianes.

Desde los orígenes los humanos hemos sentido la necesidad de ponernos en contacto con nuestros seres queridos que no están entre nosotros (ancestros, familiares, amigos). 

Todos estamos rodeados de guías espirituales y guardianes, unos más y otros menos. Cada uno de nosotros tenemos quien nos ayuda desde el otro plano. Están encargados de velar por nosotros y guiarnos por el mejor camino, siempre y cuando les escuchemos y hagamos caso a lo que nos dicen o trasmiten. También depende de las intenciones que tenemos en la vida y del bando en el que nos situamos, pero aun así nunca estamos solos.

Hay diferentes tipos de guías, espirituales, energéticos, los hay que cuidan del amor, del hogar y a nuestros seres mas queridos. También los tenemos para la sanación de enfermedades, para el trabajo, para quienes son médium, videntes y personas con diferentes dones. Los hay que nos guardan del mal, los que luchan por la libertad, por la justicia, por el equilibrio... Hay muchos y varios tipos de guías y cada uno de ellos tiene un trabajo encomendado ya sea por karmas pasados o por mandatos divinos.

Un guía espiritual es quien nos cuida y nos guía por el camino correcto, nos ayuda a superar las pruebas diarias que nos pone la vida, nos ayudan en la enfermedad, en el trabajo, en todo lo relacionado con el conocimiento y nos brindan protección. Son la luz en nuestro camino, nos protegen de la maldad, de la envidia, de quien nos quiera hacer daño, de las brujerías, magias y rituales para hacernos daño o provocarnos malestar. 

Nos ayudan en nuestra evolución espiritual (a aquellos que desean tenerla), y a encontrar el camino correcto en la vida. 

Son esa voz en nuestro interior a la que casi nunca hacemos caso y nos dice que esa persona o camino es malo o bueno, o esa persona nos engañará o nos ayudará. Otras veces los escuchamos como si nos hablaran al oído y otra ocasiones ponen directamente el mensaje en nuestra cabeza. 

Su presencia se nota cuando sentimos ese haz de energía que nos rodea, nos envuelve, no da un abrazo, nos da un beso, una caricia, o una simple brisa roza nuestro cuerpo. Siempre están a nuestro lado, seamos como seamos. Nos regañan como nuestros padres y nos apartan de quien no nos conviene a pesar de que nosotros seamos cabezones o no veamos la verdad.

Siempre velan por nosotros a nuestro alrededor ya que su máxima prioridad es nuestra evolución en la vida para mejor. Algunas veces tenemos pruebas de fe fuertes que superar, pero por muy duras que sean, una vez superadas ellos nos recompensan con su amor, energía, protección, sus consejos, y sobre todo con mucha luz.