Centro de terapias Om Reiki                                                                                                                                    Escuela Reiki de Asturias                                           

                                                            

 

Larvas astrales, entidades parasitarias energéticas.

A menudo los pensamientos negativos o de baja vibración que nos rodean pueden hacernos sentir especialmente mal en momentos en los que no estamos vibrando a una alta frecuencia. Estar en un ambiente de personas que no nos desean el bien o que envidian algo que tenemos o incluso algo que somos, puede terminar afectándonos.

Cuando estamos vibrando a una alta frecuencia (siendo optimistas, pensando siempre en positivo, queriéndonos, estando felices con hacer el bien, etc.), las vibraciones inferiores no nos afectan. Si nosotros no vibramos de esta manera todas estas energías inferiores pueden hacernos daño, sobre todo daño psíquico pues las enfermedades no son más que reflejos en el cuerpo físico del plano espiritual, mental y emocional.

Esas energías al vibrar y atacar desde esos planos (sobre todo emocional), tardan en afectar al cuerpo físico una vez estemos de bajón pero con el tiempo notaremos que nos falta energía, las cosas no nos salen bien, pensamos negativamente e incluso con el tiempo notaremos dolores físicos.

El conocido mal de ojo no es otra cosa que lo denominado como "larvas astrales". No son seres vivos ni seres espirituales sino energía proyectada con mala intención que se queda prendida en nuestra aura y puede llegar a perforarla. Se les llama larvas porque esa energía los clarividentes la perciben como unos gusanitos. 

Factores de riesgo para atraer a uno de estos seres.

Es muy difícil que a una persona se le adhiera uno de estos parásitos por que sí. Tanto el cuerpo etérico como el astral (donde se pegan estos seres), tienen defensas naturales que impiden este tipo de situaciones. Como nuestro cuerpo físico tienen un sistema inmunológico.

Hay distintas circunstancias que aumentan los factores de riesgo:

Una muerte de alguien a quien queremos, un pariente cercano, familiar o amigo.

Los motivos son bastante simples, estos seres se sienten atraídos por las vibraciones de los familiares y amigos, que el fallecido tenia. Se suele sumar otro factor; estar triste, deprimido o con un choque emocional bastante intenso baja bastante las defensas astrales y facilitan que estos seres entren.

Ante un aborto, independientemente de que sea natural o no, cabe la posibilidad de que el cuerpo astral del feto estalle y algún pedazo vaya a la madre. Son casos extraños y complejos, pero que ahí están.

Las líneas telúricas son un tipo de energía nociva que baja las defensas de los cuerpos sutiles y atrae a entes desagradables de todo tipo.

Es casi imposible que se "pegue" un ente de este tipo por consumir droga, beber una copa de vino, etc., pero los excesos afectan a las defensas de los cuerpos sutiles. Algunos narcóticos como el que se utiliza para la anestesia dejan inefectivas totalmente las defensas de los cuerpos sutiles.

Aquellos sitios en que normalmente no entra la luz y en los que el aire es renovado por aparatos son lugares donde si una de estas "larvas" entran será muy difícil que puedan salir ya que son poco inteligentes.

En el embarazo el feto puede adquirir una porción del cuerpo astral materno sin que este estalle aunque es extremadamente difícil.

Estos seres pueden sobrepasar nuestras defensas si tenemos grandes desgastes energéticos; por ello los practicantes de "magia" han de tener especial cuidado.

Una vida insana, en el sentido de dormir, descansar poco y/o a deshora puede afectar también nuestras defensas.

Algunos niños con "habilidades especiales" los detectan en ocasiones. Estos seres  para dejar que se les peguen les prometen que nunca estarán solos, etc. Es lo que algunos llaman "el amigo imaginario".

Estos seres se alimentan de nuestra "energía vital" o cuerpo etérico.

Manipulan nuestra mente para que tengamos cierto tipo de "antojos" que suelen ser los que ellos prefieren, beber, droga, sexo, etc.

Pueden llegar a provocar traumas serios como depresiones, trastornos de personalidad, etc., pero obviamente no en todos los casos. Para ello se necesita mucho tiempo y ha de ser un ente impregnado en sustancia etérica de un fallecido y suele ocurrir mas bien en personas con carácter débil o sumiso.

También hay casos de gente que ha tenido problemas físicos y que al quitárseles estos seres han dejado de padecerlos, pero son casos extremos. En general se contentan con manipularnos, debilitarnos y que adquiramos algún tipo de adición.

Otro problema es que nos pueden ocasionar trastornos energéticos ya que son cuerpos energéticos extraños a nosotros, pequeños bloqueos, etc.

Herramientas para limpiarse y protegerse

Protector psíquico: excelente para sanadores espirituales. Protector en hospitales, cementerios, y en todas partes. Se puede traer colgado al cuello.


Entidades: se utiliza para sacar todo tipo de cargas negativas. Colócalo en el cuerpo en sesiones aproximadamente 30 minutos o más por sesión.

Se puede usar el péndulo para preguntar en que parte de nuestro cuerpo lo necesitamos. o donde nuestra intuición nos lo indique.


 

Metatrón: es un excelente protector que puedes colocar en el cuerpo, en la cabecera de tu cama o donde tu intuición te lo indique.


Activador: imprimir 7  y colocar uno en cada chakra. La sesión mínima es de 30 min. pero se puede alargar más.



Neutralizador: neutraliza la energía bloqueada y también quita dolores.